La lucha contra la pandemia en las voces de las organizaciones populares de Cuartel V

Desde el 20 de marzo de este año y producto del avance a nivel mundial del coronavirus, por medio del decreto 297/2020 emitido por el gobierno nacional, rige en nuestro país el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

Desde aquel día, hasta la actualidad se han promulgado diversas medidas gubernamentales con la intención de contener los efectos de una crisis económica de carácter mundial, con el antecedente local de haber sobrevivido cuatro años de neoliberalismo feroz de la mano de la coalición Cambiemos.

El avance de la pandemia pone en evidencia la negligencia o limitaciones de los diferentes gobiernos a la hora de proteger a sus poblaciones, revela el carácter parasitario de las empresas que priorizan sus ganancias antes que la vida humana y pone al descubierto a los medios hegemónicos de comunicación que generan campañas basadas en el miedo y en la promoción de las salidas individuales.

En un contexto donde distintos sectores del poder político, económico y mediático pujan por la sobrevivencia de un sistema que genera desigualdades para las grandes mayorías, son las organizaciones de la clase obrera y popular las que ponen en juego sus experiencias de lucha para contener y actuar ante la infinidad de situaciones que se generan en el marco de la cuarentena, proyectando y llevando a cabo respuestas solidarias y colectivas.

FM La Posta se hace eco de esa resistencia silenciosa y cotidiana que no encuentra reflejo en la agenda política de gobiernos y medios de comunicación. 

En su rol como medio de comunicación comunitario, alternativo y popular del conurbano bonaerense, FM La Posta pone sus micrófonos a disposición de esas organizaciones para transmitir no solo la resistencia y la lucha, sino también para compartir sus aspiraciones y anhelos para cambiar todo lo que deba ser cambiado.

Se avecinan tiempos de confrontación donde se disputarán concesiones a lo establecido o conquistas para las grandes mayorías, donde la creatividad y la combatividad será el terreno donde jugará el ingenio de las organizaciones del pueblo trabajador para no solo sobrevivir a esta pandemia y este sistema, sino también para alcanzar sus aspiraciones históricas.

¿En qué situación nos encuentra la pandemia? Un pantallazo del desarrollo y crecimiento de los contagios y las respuestas estatales

El jueves 19 de marzo se informó desde la secretaria de salud del municipio de Moreno, el primer caso de coronavirus teniendo como portador a un habitante del distrito que había viajado al exterior. El 1 de abril se produjo el primer deceso en Moreno a causa del virus, siendo la victima una persona mayor de más de 80 años, con relación familiar directa con el joven anteriormente mencionado. Al día de hoy y de acuerdo a los datos oficiales, Moreno lleva consigo una cantidad de 52 casos positivos de un total de 715 casos sospechosos en investigación. De la cantidad de confirmados se produjeron 3 decesos, 23 recuperaciones y 26 aún bajo supervisión médica   (http://www.moreno.gob.ar/noticia-detalle.php?id=403 ). Todo esto bajo un panorama provincial que concentra 1715 casos de un total de 4783 reportados en el último boletín informativo del Ministerio de Salud de la Nación. Además de mencionar las 249 muertes a nivel nacional (95 en el marco provincial) cabe destacar que son más de cuarenta y nueve mil los casos descartados por el momento, siendo analizadas desde el inicio del brote epidemiológico (por parte de laboratorios descentralizados y el Instituto Malbran) casi 64 mil pruebas de diagnóstico.

De acuerdo al relevamiento con datos regionales realizado por el Diario Perfil, Moreno ocupa el décimo lugar en la pirámide de contagios, siendo La Matanza el distrito con más contagios en toda la provincia de Buenos Aires (https://www.perfil.com/noticias/actualidad/intendencia-por-intendencia-el-avance-del-coronavirus-en-provincia-de-buenos-aires.phtml) contabilizando 105 casos de acuerdo a la información disponible hasta el 30 de abril.

Las fuentes de información en su mayoría provienen de datos nacionales y de los municipios que realizan su propia estadística sobre el desarrollo de la pandemia. A nivel provincial, se consta de datos provistos por la cartera de salud  mediante la publicación semanal del boletín epidemiológico (https://www.gba.gob.ar/saludprovincia/boletin_epidemiologico) que notifica el diagnostico e intervención en otras enfermedades además del coronavirus.

En ese sentido, vale mencionar la existencia de 20 casos de sarampión (de un total provincial de 128) y 29 casos de dengue (de un total de 354 presentes en la Región Sanitaria VII) diseminados en el municipio de Moreno.

En lo que respecta a las definiciones políticas para organizar la respuesta a la demanda sanitaria, a nivel distrital se han hecho eco de las disposiciones provinciales y nacionales sobre protocolos de respuesta, mediante la coordinación general de un comité de crisis de variada composición (social, económica y política) bajo el mando político de la intendenta Mariel Fernández y un comité de crisis dentro del hospital Mariano y Luciano de la Vega para cotejar y supervisar estrategias de acción de forma mancomunada junto a los trabajadores de la salud y actores municipales del área. En ese marco se ubica también el accionar de las salitas de atención primaria diseminadas en las periferias del partido (que ofician de primer botón de alarma ante la infinidad de abordajes a las problemáticas cotidianas de los territorios) y en el caso de nuestra localidad, cobra relevancia la ponderación y fortalecimiento del UPA12 ubicado sobre la ruta 24, en cuyo predio, se construye además uno de los doce hospitales modulares de emergencia dispuestos por mandato del gobierno nacional para contener la demanda sanitaria en el momento que la pandemia llegue a su pico de contagios. (https://www.argentina.gob.ar/noticias/katopodis-superviso-el-final-de-obra-de-los-12-hospitales-modulares-de-emergencia)

La primera entrega de Sin Corona: Casa Arco Iris, del barrio José C. Paz

Los números de la desigualdad

De acuerdo al último censo realizado en 2010, Moreno contaba con una población total de 452.505 habitantes. En una proyección de crecimiento poblacional realizada por el gobierno provincial (http://www.estadistica.ec.gba.gov.ar/dpe/images/Proyecciones_x_municipio__2010-2025.pdf), esa cifra se actualizó hasta llegar a lxs 533.292 habitantes en 2019, con una proyección de alcanzar lxs 541.691 durante este año.

Siempre en relación a los datos de hace diez años, pero teniendo en cuenta el margen porcentual de crecimiento, de la cantidad de población total, un 98,1 % sabe leer y escribir y un 1, 6% nunca tuvo acceso a esos derechos. Un 34,8 % asiste a la escuela, frente a un 61,9% que asistió y un 3,3 % que jamás lo hizo. Respecto del acceso a las comunidades al uso de las tecnologías de la información y la comunicación, nos encontramos con que un 52,5 % no usa computadora frente a un 47,5 % que si tiene acceso a las mismas.

En lo que hace al nivel de ocupación, un 68,94 % de lxs habitantes de Moreno, forman parte de la población económicamente activa con una composición disímil: 92, 5 % son ocupadxs y un 7,5 % son desocupados. Desde FM La Posta no hemos podido tener acceso a datos más concretos respecto del nivel de formalidad o informalidad en las condiciones de trabajo de ese porcentaje de masa asalariada.

En el distrito, de acuerdo a la información disponible hay 124.016 hogares, de los cuales más de 16.000 se encuentran con necesidades básicas insatisfechas de distinto tipo (infraestructura incompleta, sin inodoro o con hacinamiento critico) configurando más del 13 % del total antes mencionado. Respecto de la calidad de conexiones a los servicios básicos de esos hogares se desprende un 70,43 % de insuficiencia en los mismos, lo que revela la precariedad con la que se accede a la electricidad, al agua potable, a las cloacas y al gas.

En la localidad de  Cuartel V, se recrudecen todas las estadísticas antes mencionadas. De acuerdo a las proyecciones realizadas por organizaciones de anclaje territorial, la población de la localidad, ascendería a lxs 70 mil habitantes (30 mil más de las 40 registradas en el último censo nacional). El alto nivel de crecimiento poblacional, se puede comprender si se mira con atención a los procesos de construcción masivos de barrios populares de los últimos 10 años, producto de la emigración interna de miles de personas provenientes de los centros urbanos de la capital federal y de los países limítrofes. Ese crecimiento sostenido en los últimos años, visibilizó las condiciones materiales de las tierras donde se edificaron esos barrios y la accesibilidad de los mismos a servicios básicos, con un acompañamiento variopinto de parte de las diferentes gestiones municipales, para facilitar las condiciones de vida o ante su ausencia o insuficiencia en la respuesta de demandas, hacerlas mas difíciles.

En lo que respecta a calidad de vida, se estima que, en Cuartel V, un 65 % de su población se encuentra bajo la línea de pobreza, con un nivel de ocupación media, comprendiendo que el nivel de desarrollo industrial local es intermedio (pequeños comercios, empresas avícolas, productores rurales y parque industriales aun sin incidencia local), siendo el empleo informal (el rubro de la construcción en su mayoría) una de las principales fuentes de ingreso a los hogares. De acuerdo a un relevamiento realizado por la Asociación Civil El Arca, un 74 % de la población carece de cobertura médica, 54% no tiene acceso al agua potable y un 92,1 % utiliza gas de garrafa para uso doméstico.

Ese escenario general, profundizado por la crisis económica heredada de los años macristas y acrecentado en el medio de la pandemia, configura el territorio en el que tienen incidencia desde hace décadas, las organizaciones populares territoriales.

El segundo informe: Centro Comunitario Pacha Mama, del barrio Los Hornos

Lo que pasa en los barrios: el diagnostico de las organizaciones populares y su respuesta solidaria, colectiva y organizada

En esta localidad, la vida de las comunidades que la integran se desarrollan bajo el paraguas de contención de más de 60 organizaciones e instituciones con desarrollo en las diferentes barriadas. No solo nos encontramos con las salitas salud de los barrios, clubes de futbol, sociedades de fomento, centros de jubilados o pequeñas iglesias que hacen a la “composición” clásica de cualquier territorio con desarrollo urbano incipiente. A ese panorama, se incluyen infinidad de merenderos, centros y jardines comunitarios, culturales, bachilleratos y bibliotecas populares, comedores enmarcados en procesos organizativos más amplios y con más desarrollo a nivel regional. Además de las instituciones con vinculación más ligada a lo estatal (Casa Joven o las delegaciones municipales en barrio José C. Paz o 6 de enero), las organizaciones se dinamizan a través del trabajo en red o interredes. En nuestros barrios, el trabajo de la comunidad organizada encuentra su reflejo en la Red Parroquial Sagrado Corazón (que nuclea la acción común de las iglesias católicas de Cuartel V bajo la supervisión de la Diócesis Moreno-Merlo), las redes de centros comunitarios El Encuentro y Andando, la UTEP (Unión de Trabajadores de la Economía Popular), el Frente de Lucha Piquetero y el Consejo de Organizaciones de Cuartel V (que nuclea además otros dispositivos populares).

En términos amplios, rastrear la historia de las comunidades de la localidad es también indagar sobre la historia de las organizaciones que dinamizan la vida de la misma. Y la historia de Cuartel V es una de aquellas que forjó sus derechos con organización y lucha.

Además del marco organizativo de cada organización, hay que dar cuenta del tipo de relación que existe con el Estado. La orbita de intervención de las organizaciones no se desarrolla siempre bajo el mismo ámbito estatal y la crisis profundizada en el marco de la pandemia ha dado cuenta de ello.

Desde hace tres semanas, FM La Posta dialogó con cerca de 15 organizaciones populares que desarrollan sus tareas en más de 10 barrios de la localidad. En una primera etapa de relevamiento que tendrá su reflejo en los reportes que se emitirán en la radio y en el canal de YouTube de El Culebrón Timbal, se buscó dar cuenta de la situación que esas organizaciones vienen atravesando en el marco del cumplimiento de la cuarentena y como ese entorno les ha enfrentado a una cruda realidad que permanece, pese a la voluntad o la negligencia de los gobiernos para terminar con el: el hambre.

En esta primera etapa de relevamiento fueron registrados testimonios de: Bachillerato Casa Arcoiris, Centro Comunitario Pachamama, Movimiento Popular La Dignidad, Barrios de Pie-Libres del Sur, Centro Comunitario La Amistad, Centro Comunitario Santa Brígida, Centro Cultural Poyi Cardenas y Centro Cultural La Chicharra (Movimiento Evita), Centro Comunitario Ramón Arcoíris, MTD Oscar Barrios, Centro Comunitario Negrito Manuel, Centro Comunitario Nuestra Señora de Caacupé, Comedor “Los Horneritos” (MP La Dignidad), Centro Comunitario Rodolfo Coronel y  El Culebrón Timbal.

La gran mayoría de esas organizaciones ha tenido que adaptarse a las condiciones establecidas por el decreto 297/2020 en lo que respecta a sus tareas cotidianas y debido a la demanda exponencial de asistencia alimentaria producida por la imposibilidad de sus habitantes de sostener una fuente de ingreso mínima a los hogares (porque sus actividades no fueron consideradas esenciales o porque directamente sus trabajos son tan informales y precarios que no pueden realizarlos sin un mínimo de riesgo de contagio) la labor de cientos de militantes ha sido reconocida como “esencial”, sin que ello redunde en un cuidado específico para “cuidar a lxs que cuidan” a esas comunidades en cuestión.

Sobre un colchón de protección estatal bastante amplio en términos globales y el decreto de medidas extraordinarias dictadas por los organismos del área de atención social (montos extras a las asignaciones familiares y jubilaciones, promoción del Ingreso Familiar de Emergencia) se complementa la atención municipal a algunas de las organizaciones e instituciones mencionadas, mediante la distribución de alimentos a través de un Centro de Abastecimiento local y donaciones de las cámaras empresarias con inserción en el partido, a nivel provincial se reparten los módulos alimentarios en escuelas y jardines pero en la órbita nacional, hay un déficit en crecimiento que no solo afecta a Cuartel V. Desde hace semanas y producto del conflicto generado por la compra fallida con sobreprecios por parte del Ministerio de Desarrollo Social a cargo de Daniel Arroyo de alimentos para comedores y merenderos, se cuentan por toneladas la cantidad de provisiones que se adeudan a los diferentes movimientos sociales que desarrollan centenares de espacios de asistencia alimentaria en miles de barrios de todo el país.

La voluntad política no alcanza, si no se toman decisiones de peso para torcer la balanza en favor de las mayorías. Y los costos de no tomar esas decisiones, no solo lo pagan las organizaciones que, en lugares como Cuartel V, remplazan muchas veces, las tareas que técnicamente debería garantizar el Estado en materia alimentaria, sanitaria, educativa, cultural y de generos.

A veces con relación directa con los gobiernos de las diferentes jurisdicciones, en ocasiones desde su autonomía e independencia, las organizaciones locales se amoldaron a las actuales condiciones para dar respuesta a esa demanda inmediata que configura un crimen social. En cada barrio, no solo se adoptaron estrategias alternativas para desempeñar aun en aislamiento tareas educativas, organizativas y culturales, sino que sus estructuras se organizaron para disponer semanalmente de ollas populares en forma cotidiana y convocando a la comunidad a colaborar de forma solidaria para que las mismas puedan sostenerse y que a ninguna familia le falte su plato de comida. 

La realidad acuciante de Cuartel V, cae por su propio peso y genera interrogantes inmediatos que las organizaciones responden como pueden desde sus propios marcos organizativos.  Las acciones que se van ejecutando desde las orbitas estatales y sus ecos a nivel municipal para reorientar los recursos disponibles para que el sistema sanitario no colapse (eje que también intentaremos desarrollar desde este medio) frente al desarrollo del COVID-19 y la reacción solidaria y colectiva de los espacios comunitarios que no responden solo ante esta “demanda coyuntural” si no a una realidad de miseria planificada de carácter sistemático en el conurbano bonaerense, produce un interrogante fundamental ¿Cómo seguirá todo después de la pandemia?.

Definitivamente, si las organizaciones no estuvieran allí, donde el Estado decide no estar o donde prefiere no mirar o hacerlo apenas para arrogarse promesas cumplidas a medias, la situación de nuestros barrios sería otra, donde el indivualismo y el “sálvese quien pueda” primen como valores superiores para garantizar la supervivencia de sus comunidades.  En Cuartel V, pese a los problemas estructurales, las organizaciones dicen otra cosa: la única salida es la organización colectiva y popular.   

Fuentes

https://www.ungs.edu.ar/wp-content/uploads/2020/03/El-conurbano-en-la-cuarentena.-Informe-relevamiento-ICO.pdf

http://www.mundourbano.unq.edu.ar/index.php/ano-2018/289-la-configuracion-espacial-de-los-asentamientos-del-borde-metropolitano-actores-recursos-y-estrategias-en-la-construccion-de-los-barrios-de-los-hornos-en-cuartel-v-moreno

http://observatorioconurbano.ungs.edu.ar/Articulos%20y%20documentos/(Re)construir-la-ciudad-Moreno.pdf

https://sitioanterior.indec.gob.ar/censos_provinciales.asp?id_tema_1=2&id_tema_2=41&id_tema_3=135&p=06&d=560&t=0&s=0&c=2010

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/coronavirus-argentina-cuartel-v-barrio-olvidado-donde-nid2357418

Informes y texto: Joaquín Bel

Gráficas y video: Juan Manuel Castro Sánchez

Locución: Belén Cajes

Edición y coordinación: Guillermo Amaro

FM La Posta 96.5 – El Culebrón Timbal TV

SIN CORONA SE EMITE EN FM LA POSTA EN TRES EDICIONES, DE LUNES A VIERNES A LAS 8, A LAS 10.15 Y A LAS 19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *